¡Lo difícil no fue llegar, lo difícil será mantenerse, cumplir... Cada pueblo tiene el gobierno que se merece! La lucha sigue...

Familias poderosas

POR ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA , 23 ENERO, 2018

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En todo el país, unas cuantas familias se disputan cargos públicos, se presentan a elecciones y, aunque en el debate político suelen cruzar acusaciones y declararse en franca confrontación, es posible que el fin de semana terminen coincidiendo, departiendo y solucionando un reparto de posiciones en el club exclusivo o la reunión familiar.

El sexenio de Enrique Peña Nieto mostró al país la enorme influencia del llamado Grupo Atlacomulco, cuyos miembros se han relacionado a través de varias generaciones por la vía familiar. Son primos, hermanos, cuñados… son reparto de poder consanguíneo, son derecho de sangre ineluctable, que se prolonga a través de los años.

Alfredo del Mazo y su familia en una casilla electoral en Huixquilucan,Edomex
Foto: Octavio Gómez 


Esa dinámica de poder se refleja en todos las regiones, los partidos y la vida institucional. A veces, algún movimiento político o social, un fenómeno carismático, y principalmente por relación política, abren paso al encumbramiento de un nuevo miembro, procedente quizás de la clase media o media baja, que terminará en familia extendida, pues no siempre se ve bien la transferencia de poder entre parientes.

En los últimos años el recato de los clanes familiares se perdió. Sólo en unos meses, Alfredo del Mazo, un primo del presidente de la República, postulado por el PRI, se convirtió en gobernador del Estado de México, el territorio más populoso y con más recursos del país; Miguel Ángel Yunes, gobernador neopanista de Veracruz, intenta perpetuarse a través de un hijo, o quizá de dos, en una entidad, también populosa y con grandes recursos, mientras que en Puebla el exgobernador neopanista Rafael Moreno Valle, de sexenio ampliado en un incondicional, pretende postular a su esposa al gobierno del estado.


Se trata de tres de las cinco entidades federativas más populosas de México, que concentran alrededor de la quinta parte de la población nacional, pues juntas suman más de 30.4 millones de personas. La cuestión es simple: en el Estado de México, de 16.1 millones de personas, sólo pudo ser gobernador un primo de Peña Nieto; en Veracruz, entre 8.1 millones sólo encontraron candidato del PAN-PRD al hijo del gobernador, lo mismo que en Puebla, con 6.1 millones, y será candidata la esposa del exgobernador.

Asunto histórico: en el Estado de México, tres generaciones con el nombre Alfredo del Mazo han gobernado; en Puebla van dos Rafael Moreno Valle. Sin llevar el mismo nombre, puede seguirse con Oaxaca con dos Murat; dos hermanos Joaquín en Quintana Roo; dos Manuel Velasco en Chiapas, donde por cierto hay una disputa entre vástagos.

Ahí, el actual gobernador Manuel Velasco hizo apuesta doble: promover a Rutilio Escandón por Morena, dejando en el camino al hijo del exgobernador Eduardo Robledo, Zoé Robledo, por si en el sector verde del PRI persistían en imponer a Roberto Albores, hijo homónimo de otro exgobernador.

Rutilio Escandón es cuñado de Adán Augusto López, quien será candidato a gobernador de Tabasco, donde su hermana también contendió por ese cargo. Adán Augusto es cuñado del senador priista Humberto Mayans Canabal –apellidos con varias generaciones en el poder– y enfrentará a la candidata del PRI Georgina Trujillo, hija del exgobernador Mario Trujillo, mientras que la alianza PAN-PRD-MC lanzará a Gerardo Guadiano Rovirosa, nieto del exgobernador Leandro Rovirosa Wade.

Paradigma de México, el reparto de poder, así sea bajo procesos electorales, es para los mismos clanes.


1 comentarios:

Anónimo dijo...

Todas estas ratas son de la cofradía de las manos caídas y pertenecen al grupo atracamucho -Atlascamulco del EDOMEX- así se las gastan estos personajes

Visitantes