¡Nos empujan a la lucha, hay que prepararla... Fuera los traidores de la Patria... No al gasolinazo!

La oposición en México es incapaz de formar cuadros y, en su lugar, se infecta con priistas: analistas

Conforme los comicios de junio se acercan, las carencias en las propuestas electorales quedan al desnudo. Politólogos coinciden en que la oposición en México ha fallado en la generación de nuevos cuadros salidos de su trinchera. En vez, los escándalos de políticos de oposición con orígenes en el Partido Revolucionario Institucional siguen apareciendo. Uno de ellos es Luis Armando Reynoso Fermat, ex Gobernador de Aguascalientes, quien es investigado en Estados Unidos por la transferencia de 5.5 millones de dólares durante su mandato para adquirir bienes en el país del norte. ¿Los chapulines han esparcido la corrupción en los partidos políticos?

SinEmbargo
abril 29, 2017

Ciudad de México, 28 de abril (SinEmbargo).— Los partidos de oposición han integrado a ex miembros del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en vez de desarrollar sus propios cuadros y eso se refleja en la falta de propuestas y cercanía con la gente, coinciden politólogos de distintas universidades, quienes ponen ejemplos como el Luis Armando Reynoso Fermat, ex Gobernador de Aguascalientes por el Partido Acción Nacional (PAN), pero cuyos orígenes son priistas [su abuelo y su padre gobernaron esa entidad en representación del PRI].

Ricardo Espinoza Toledo, doctor en Ciencia Política y profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), consideró que la oposición ha caído en el facilismo de adoptar políticos con carrera, incluso, cuando tienen tropiezos de corrupción.

“Los cuadros políticos [en la oposición[ han sido opacados por los desertores del PRI. Partidos como Acción Nacional o el Partido de la Revolución Democrática (PRD) han visto en ellos la fuente tanto de recursos económicos, como de clientelas políticas”, detalló Espinoza Toledo.
“Estos individuos del PRI se formaron en otra escuela: en la del clientelismo y la corrupción”, agregó el académico.

Cuadros Priistas


Un documento expuesto en una corte de Texas reveló las indagatorias en contra del entonces aún panista Luis Fernando Reynoso Fermat, quien habría transferido 5.5 millones de dólares para hacerse de propiedades en Estados Unidos. Reynoso inició su carrera en el PRI, y en enero pasado fue sentenciado a seis años de prisión por cargos de peculado y uso indebido del servicio público en México.

“Esos sujetos cuando cambian de partido, no cambian de conducta, reproducen las mismas que los hicieron llegar a esos cargos relevantes”, dijo Espinoza.

Un caso similar es el del ex Gobernador panista de Sonora Guillermo Padrés, quien hoy guarda prisión por operaciones con recursos de procedencia ilícita, defraudación fiscal y delincuencia organizada. Padrés engrosó las filas del PRI hasta 1997.

Otra muestra de este “chapulinismo” es la desbandada de senadores del PRD al partido liderado por Andrés Manuel López Obrador, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), y que también ha levantado las críticas.

Sin descartar que este es un caso de transfuguismo Espinoza dijo que los perredistas llegados a Morena no han ocupado cargos en el poder federal. Un escudo del que se han valido para no ser tachados de corruptos.

“Es un caso peculiar porque los perredistas no han ocupado tantos cargos. Y no han tenido el control de los recursos federales. Por otro lado, son ex militantes perredistas que no están cambiando de orientación política, no es lo mismo pasar del PRD a Morena, que del PRI al PRD”, consideró el profesor Espinoza.

Otro ejemplo muy criticado es el del ex Gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, fue incluso presidente estatal del PRI. Pero al ver truncadas sus posibilidades de ser Gobernador por este último partido se pasó a las filas del Sol Azteca.

En reiteradas ocasiones los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa han pedido a las autoridades federales investigar al ex Gobernador por la desaparición de los normalistas la noche del 26, y 27 de septiembre. Aguirre Rivero habría estado al tanto de los acontecimientos, acusan.

“Lo que está sucediendo en el país es que en realidad no tenemos partidos políticos que representar intereses de la sociedad, sino una clase que representa los intereses del Estado ante la sociedad”, dijo el profesor Marco Arellano Toledo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
¿INCENTIVOS PARA SER POLÍTICO?
El desprestigio de los políticos ha replegado a diversos profesionales para participar en este terreno, sostiene Nicolás Loza Otero, profesor de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

“Me parece que desde hace tiempo estar en un partido político o alto cargo no es de lo más atractivo para la gente más talentosa, independiente y preparada. Podríamos suponer que en la media que baja la credibilidad, baja el interés de la gente más joven”, expuso.

De los 128 senadores de la república, 12 no cuentan con ningún título universitario. Todos devengan los 117 mil 400 pesos que la ley les confiere.

Los partidos políticos adolecen de jóvenes, sostiene el profesor. En el caso del PAN el Presidente Ricardo Anaya Cortés, de 38 años, ha tenido que lidiar con cuestionamientos más relacionados a su edad, que a su desempeño.

Anaya quien tomó la dirigencia del PAN el 2 de agosto del 2015, ha conseguido el mayor número de gubernaturas, el partido blanquiazul gobierna en 11 estados.

No obstante, el partido no ha podido despegarse de las prácticas priístas. Pese a haber logrado la alternancia en el país, durante 12 años de Gobierno federal panistas.

Y en el caso de las actuales elecciones del Estado de México, Loza ve en Juan Zepeda Hernández, candidato del PRD, un luchador puesto para competir.

“Es un buen ejemplo de una persona joven, relativamente, que no tiene antecedentes en otro partido, y que creo que expresa a la gente pujando. Abrirse paso no es fácil, el PRD hubiera preferido poner a Encinas, pero finalmente no tuvo de otra por la negativa a ir en alianza con el PAN”, explicó el politólogo.

NEPOTISMO POLÍTICO
Cuando no es la falta de nuevos cuadros, es el nepotismo el que sacude a la clase política mexicana, dijo Marco Arellano Toledo.

Sólo la familia de Alfredo del Mazo Maza ha gobernado el Edomex por más de décadas. Entre 1945 y 1961, fue Gobernador su abuelo Alfredo del Mazo Vélez; entre 1981 y 1986, su padre Alfredo del Mazo González; y su primo Enrique Peña Nieto [hijo de Enrique Peña del Mazo] gobernó entre 2005 y 2011.

“El sistema político no sólo no se reforma sino que en realidad quienes están ahí son muchos de los familiares de los grandes políticos. Asistimos a una política de ‘pedigree’. Tenemos a los Yunes y Moreira”, dijo Toledo.

Durante la candidatura presidencial de Peña Nieto, el periodista Jenaro Villamil escribió en la revista Proceso, que tres tecnócratas salinistas operaban para maniobrar políticamente: Pedro Aspe, José Córdoba Montoya y Santiago Levy.

De ahí vendrían las 13 reformas estructurales y también una serie de puestos ocupados por funcionarios de índole tecnocrático. Una tendencia que se asentó desde varios sexenios atrás.

A partir del modelo económico de 1982 se asumía que si hablaban inglés, y manejaban modelos matemáticos, automáticamente se tenía el conocimiento para la nueva gestión pública de pretender utilizar la conducción del país, como si fuera una empresa. Con formación de economía hueca, histórica, como sucedió y México se convirtió en una máquina de generación de pobreza”, dijo Rodolfo García Zamora, profesor de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

0 comentarios:

Visitantes