¡Nos empujan a la lucha, hay que prepararla... Fuera los traidores de la Patria... No al gasolinazo!

Salazar Mendiguchía convoca a chiapanecos a “una rebelión ciudadana pacífica y organizada”

POR ISAÍN MANDUJANO , 14 FEBRERO, 2017

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- El exgobernador Pablo Salazar Mendiguchía relanzó este martes la organización política denominada “Movimiento por la Esperanza”, que lo llevó al gobierno de Chiapas hace 18 años, pero ahora, afirmó, será para rescatar al estado de la profunda crisis en que lo han sumergido sus sucesores.

En un video difundido en redes sociales, Salazar convocó a todos los chiapanecos a “una rebelión ciudadana pacífica y organizada”, luego de asegurar que cuando dejó el gobierno, en 2006, heredó al pueblo gobernabilidad, una administración moderna, finanzas ejemplares con cero deuda, y una sociedad con estabilidad y entusiasmo social. Sin embargo, seis años después –dijo– todo se revirtió.


Pablo Salazar muestra su nueva credencial del PRD/Foto: Eduardo Miranda


“La ganancia se volvió pérdida; el avance, retroceso; el regocijo, frustración; la esperanza, desesperanza; el ánimo colectivo pasó del optimismo al enojo, y éste se convirtió en rabia social”.

En menos de seis años, subrayó, “nos llevaron a la bancarrota”, en clara referencia al gobierno de su sucesor Juan Sabines Guerrero, ahora cónsul en Orlando, Florida.

De acuerdo con Salazar, las malas políticas públicas “ataron de manos al siguiente gobierno, al punto que hoy la administración de Manuel Velasco Coello paga por intereses de la deuda heredada casi 4 millones de pesos diarios. Al final de este gobierno se habrán erogado alrededor de 13 mil millones de pesos que sólo habrán servido para pagar intereses. Dinero tirado a la basura. ¡Es una locura!”, apuntó.

Y sostuvo que con lo que se pagará de intereses por la deuda pública que heredó Sabines a Velasco, bien se podrían construir siete puentes como el ‘Chiapas’, 12 aeropuertos como el ‘Ángel Albino Corzo’, seis carreteras como la de Tuxtla-San Cristóbal o 20 hospitales como el de Ciudad Salud de Tapachula o el Pediátrico de esta capital.

A esta situación hay que añadir el enojo social en todo el país por los constantes incrementos en la gasolina, energía eléctrica y gas doméstico, el alza en los productos de la canasta básica y la reducción del presupuesto público, destacó.

Según sus dichos, los escándalos políticos han agudizado la rabia colectiva, y lo único que esto ha provocando es mayor desesperanza, la idea de que todo está perdido, que no hay remedio ni soluciones, que todos son iguales.

Salazar Mendiguchía aseguró que hay algo peor que no tener para comer, y es el no tener en qué o en quién creer.

“Pero ésta y cualquier realidad, por difícil y dolorosa que parezca, es modificable. Lo que hace diferente la perspectiva es la esperanza”.

Por ello, invitó a los chiapanecos a que se unan a “Movimiento por la Esperanza” y que nadie permanezca indiferente ante lo que ocurre cada día.

“La responsabilidad recae en aquellos que teniendo la solución en sus manos, renuncian a ella. Cuando el día de la elección decides no votar, estás dejando que esa minoría comprada te imponga alcaldes corruptos que a los primeros seis meses ya no soportas, o a legisladores irresponsables que con una mano firman una impagable deuda pública y con la otra levantan el dedo para apoyar lo que nos ofende”.

El exsenador y también exsecretario de Gobierno expresó que su movimiento no es un partido político y tampoco sirve a ningún candidato en particular, sino que resurge “para empujar corazones hacia una rebelión ciudadana pacífica y organizada. A una auténtica Revolución de la Esperanza”.

Señaló que no es tiempo de hablar de candidaturas, pero sí de empezar a construir lo que merecemos, y quien se sume a su movimiento será miembro de una nueva fuerza política y moral en Chiapas.

1 comentarios:

pepe dijo...

Bien recuerdo que Don Pablo entrego una planta de tratamiento de aguas residuales a Reforma en la época de Juan Villamil como presidente y de Pedro Aldecoa como diputado local -terminada- pero inconclusa que por último termino en manos de los paracaidistas que despojaron las fosas de las membranas y terminaron quedándose con todo. Lo que nunca me ha cabido en el seso es que a quien se le ocurrió hacer una planta en el cerro después del arroyo el Santuario que pudiera subir las aguas residuales del pueblo hasta allá...

Visitantes