¡Nos empujan a la lucha, hay que prepararla... Fuera los traidores de la Patria... No al gasolinazo!

El documental “La noche de Iguala”, mentira histórica

22 DE OCTUBRE DE 2015 

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Tras ver el documental dramatizado La noche de Iguala –dirigido por Raúl Quintanilla–, Omar García Velásquez, uno de los estudiantes de Ayotzinapa que el 26 de septiembre de 2014 escapó de ser asesinado, dijo desencajado y molesto: “¡Es una mentira! ¡Una mentira histórica!”.
El largometraje del director del Centro de Formación Actoral de TV Azteca se proyectó el 16 de octubre a las 18:30 horas en la Cineteca Nacional. Había más de 100 personas en la sala 10. En su introducción se señala que es una investigación de Jorge Fernández Meléndez, conductor de Todo personal en Proyecto 40 y de Imagen Informativa.
La película deduce que el director de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, José Luis Hernández Rivera, está coludido con el grupo criminal Los Rojos, enemigo de Guerreros Unidos, y que recibió dinero para que 17 de los primeros se infiltraran con los estudiantes en los camiones.
Igual infiere que uno de los normalistas, Julio César Mondragón, pertenecía a Los Rojos (“aunque aún no está comprobado”, resalta la voz en off) y por eso los de Guerreros Unidos se ensañaron con él, desollándolo.
Durante un repaso histórico de la escuela, la misma voz en off acusa que ha estado coludida con grupos criminales.
De acuerdo con su investigación, aquel 26 de septiembre los normalistas querían secuestrar 25 camiones para llevarlos a Iguala “a reventar un acto político”. Además, se asegura que la Policía Municipal entregó a los estudiantes a Guerreros Unidos, quienes los asesinaron y los incineraron en el basurero de Cocula.
Al negar su pertenencia a Los Rojos, Omar García Velásquez levantó la voz: “No somos parte del crimen organizado, lo hemos dicho miles de veces. Y el director de la escuela no tiene nada que ver”.
Movilizaciones. Crítica y rechazo. 
Foto: Eduardo Miranda

También indignado, Alberto Arnaut, de la Comunidad Cinematográfica con Ayotzinapa, reforzó: “La película es una mentira a todas luces. Ya existe evidencia de que los normalistas no fueron incinerados en ese basurero, y la película oculta que la Policía Federal también participó en los enfrentamientos, hay testimonios de taxistas. Ni menciona que el Ejército estuvo al tanto de todo. Además, sabemos que Jorge Fernández Meléndez se presta al régimen, es chayotero. Nada le podemos creer”.
En entrevista, García Velásquez denunció que La noche de Iguala “sí viola la Ley General de Víctimas, y le vamos a exigir a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas que tome acciones contra los responsables de la cinta”.
Una de las disposiciones de esta ley dice: “Ninguna autoridad o particular podrá especular públicamente sobre la pertenencia de las víctimas al crimen organizado o su vinculación con alguna actividad delictiva. La estigmatización, el prejuicio y las consideraciones de tipo subjetivo deberán evitarse”.
Dice a Proceso que a más de un año de los hechos ya se han investigado otros aspectos, “por lo tanto no tendría por qué ser definitiva la versión que se da en la película”. Recordó también que están los estudios del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independiente (GIEI).
Cineteca muda
Al normalista le llamó la atención que La noche de Iguala se exhiba en la Cineteca Nacional: “No esperábamos que se pasara aquí, ya que es una institución de gobierno y, por lo tanto, sería la que menos se prestaría a difundirla, y los documentales que se han estrenado aquí sobre Ayotzinapa han donado su taquilla al movimiento y padres de familia”.
Este semanario pidió entrevista con el cineasta Alejandro Pelayo, responsable de la Cineteca Nacional, y en la oficina de prensa se argumentó que “el propio doctor Pelayo nos ha dicho no tener ningún comentario sobre este tema”.
Al preguntarles por qué decidieron exhibirla ahí, respondieron que la razón “es la de dar cabida a otro filme más acerca del tema, como anteriormente se hizo con Ayotzinapa. Crónica de un crimen de Estado, de Xavier Robles, y Un día en Ayotzinapa 43, de Rafael Rangel. Este nuevo filme ofrece otra perspectiva del tema y, de acuerdo con el comité de programación de la Cineteca, cumple con los estándares de proyección”.
Respecto a la página www.change.org, donde hay una carta dirigida a las exhibidoras Cinépolis y Cinemex para que retiraran la publicidad de La noche de Iguala, se buscó al director de Programación de Cinépolis, Miguel A. Rivera, para explicar el criterio de inclusión en cartelera, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.
También a José Leonardo Martí, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma (Canacine), debido a que en las redes se exigía que el filme no se estrenara, y externó a través de su responsable de prensa:
“Por disposición de la Ley Federal de Cinematografía, estamos obligados a estrenar todas las películas mexicanas. Para mayor referencia transcribo el segundo párrafo del artículo 19 de dicha ley: ‘Toda película nacional se estrenará en salas por un periodo no inferior a una semana, dentro de los seis meses siguientes a la fecha en que sea inscrita en el Registro Público correspondiente, siempre que esté disponible en los términos que establezca el Reglamento’.”
Y sobre la pregunta de qué pasa si la cinta violara la Ley General de Víctimas, no hubo respuesta.
Témoris Grecko, productor y guionista de otro filme sobre el tema, Mirar morir. El ejército en la noche de Iguala, próximo a estrenarse (Proceso 2032), califica así a La noche de Iguala: “Si tuviera una intención honesta, se dejaría constancia de que se manejan hipótesis que subsisten frente a otras, e hipótesis que en este caso han sido severamente cuestionadas por informes oficiales sustentados en investigaciones sólidas.
“Ese no es un documental, es una ficción que no se detiene antes de cometer transgresiones éticas, como presentar abusivamente como criminales a personas que no se pueden defender, y como lanzar a los rostros de los padres la certeza de que sus hijos fueron hechos polvo y echados al agua, a pesar de que no hay pruebas de ello y de que a los padres nadie les puede pedir que renuncien a encontrarlos con vida, mientras no haya certeza de que ya no están vivos.”
Para él hay una campaña lanzada desde instancias oficiales para defender la “verdad histórica” de la PGR:
“El gobierno de Enrique Peña Nieto está haciendo agua por todos lados y trata de tapar los hoyos con las manos. Hay columnistas y periódicos tratando de destruir reputaciones, de envolverse en la bandera para denunciar a los expertos del GIEI por ser extranjeros y de quitársela para descalificar a Emilio Álvarez Icaza (de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos) por ser mexicano. Y tratan de presentar algunos argumentos para defender el dogma del exprocurador Jesús Murillo Karam, aunque sean tan débiles como hacer un “capítulo Cocula” de La Rosa de Guadalupe.”
Rafael Rangel, realizador de Un día en Ayotzinapa 43, opina:
“La libertad es el elemento vital del cine, una libertad que también le otorga al mentiroso, al manipulador, al torpe, al cínico, sólo que estos son tiempos diferentes: la hipercomunicación de hoy difícilmente permite el engaño. Cuando quienes nos dedicamos a formas de expresiones sensibles decidimos abordar temas tan delicados, nuestra primera obligación es hacerlo bajo una visión periférica y objetiva, considerando el lugar del otro, entender de qué modo impactará a los afectados.
“Lo que sucedió en septiembre de 2014 trasciende, con mucho, lo que es considerado, y no sin razón, un crimen de Estado, un despropósito, una barbarie, un acto salvaje, digno de depredadores y no de humanos. A quien intente minimizar o distorsionar lo anterior, le saldrá el tiro por la culata, llámese cineasta, periodista o político.”

0 comentarios:

Visitantes