¡Nos empujan a la lucha, hay que prepararla... Fuera los traidores de la Patria... No al gasolinazo!

Ante el “enfrentamiento” en Michoacán, las dudas

23 DE MAYO DE 2015

De nueva cuenta en Michoacán, el viernes 22 un presunto enfrentamiento entre fuerzas federales y miembros del Cártel de Jalisco Nueva Generación dejó un policía y 42 civiles muertos. Es la peor masacre que en las últimas décadas se haya visto en esa entidad y sus características despiertan las mismas dudas que las matanzas más recientes en Guerrero y Jalisco…
ECUANDUREO, Mich. (Proceso).- En relación con la balacera que el viernes 22 dejó 43 personas muertas –42 civiles y un policía– en el Rancho Del Sol, ubicado en el kilómetro 370 de la autopista México-Guadalajara, se imponen varias dudas ante los precedentes en el país de otras masacres semejantes que han sido reportadas por autoridades como producto de “enfrentamientos”.
En una rueda de prensa realizada ese mismo día, el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, aseguró que los 42 civiles muertos eran miembros del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CNJG). La refriega, agregó, fue consecuencia de la Operación Jalisco, que se inició el viernes 1 de mayo.

Los cuerpos de presuntos delincuentes abatidos durante el enfrentamiento en Tanhuato, Michoacán. 
Foto: AP

El presunto enfrentamiento, a decir del funcionario, se desató cuando elementos de la Policía Federal atendían una averiguación previa relacionada con la ocupación ilegal del rancho, que se encuentra en un lugar solitario, sin ninguna vivienda en cinco kilómetros a la redonda.
“En seguimiento a una averiguación previa iniciada el día de ayer por la invasión de una propiedad ubicada en el municipio de Ecuandureo, Michoacán, por presuntos delincuentes armados, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Procuraduría General de la República (PGR), la Policía Federal y autoridades estatales implementaron un operativo de investigación”, aseveró Rubido en su conferencia, realizada en un hotel de Zamora.
Y enumeró: las fuerzas federales y estatales lograron la detención de tres presuntos delincuentes, el aseguramiento de ocho vehículos, 36 armas largas, dos armas cortas, un lanzagranadas armado, un fusil calibre 50 y diversos cartuchos útiles.
Tras la denuncia de despojo, dijo, se organizó un operativo entre las dependencias mencionadas, y cuando los agentes y militares se acercaban a la finca a investigar, fueron agredidos a tiros desde una camioneta. Los tripulantes de ese vehículo intentaron darse a la fuga y se internaron en el predio. Sin embargo, al verse acorralados, los hombres descendieron y atacaron a los soldados y policías.
Fuentes consultadas por el corresponsal en la zona consideraron extraño que más de 42 pistoleros que conocían el terreno apenas pudieran abatir a un policía, pese al enorme arsenal que poseían. “¿Los agarraron dormidos o qué?”, se pregunta uno de los entrevistados.
(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 2012, ya en circulación)

0 comentarios:

Visitantes