¡Nos empujan a la lucha, hay que prepararla... Fuera los traidores de la Patria... No al gasolinazo!

La abstención electoral beneficiará al PRI

Octavio Rodríguez Araujo U
no de los grandes problemas con el manejo de las estadísticas electorales es que ocultan otras realidades. Mi apreciado José Antonio Crespo ( El Universal,23/3/15) usa estadísticas para explicar por qué no es del todo cierto que la mayor abstención beneficie al PRI, y cita los porcentajes de participación electoral en varias elecciones, de 1994 a 2012. Con dichos porcentajes demuestra que a mayor participación puede ganar el PRI, pero no necesariamente.
En 1994 ciertamente el PRI ganó con relativa ventaja y en el periodo comprendido por Crespo fue la elección con mayor participación: 78 por ciento. Pero hubo algunas condiciones que en mi opinión deberían tomarse en cuenta: el levantamiento indígena en Chiapas, la extraña conducta del candidato del PAN (Diego Fernández de Cevallos) y la debilidad del candidato del PRD (Cuauhtémoc Cárdenas), por sólo mencionar las más importantes.
La rebelión en Chiapas logró muchos apoyos sociales, sí, pero más temores entre los ciudadanos, auspiciados por la propaganda usada por el PRI. La propaganda de éste se basó en promover el miedo a la inestabilidad y a la violencia, ejemplificando, por un lado, con golpes de Estado en varios países y con casi guerras civiles en otros: violencia en las imágenes contra las décadas de supuesta estabilidad en el país… gracias a los gobiernos priístas. No se mencionó, obviamente, la represión a los ferrocarrileros en 1959, a los médicos en 1965 ni a los estudiantes en 1968 y 1971. Tampoco se habló de los presos políticos que ha habido en México ni de la censura en los medios dictada desde Los Pinos. Mucho menos se hizo mención a los cruentos años de la guerra sucia. El asesinato de Colosio, precisamente ocurrido el 23 de marzo de ese año (1994), fue otro elemento que, indirectamente, benefició al PRI al convertirlo en un mártir magnificado y al hacer de un candidato sustituto (Zedillo), desconocido para muchos, el heredero del mártir. El NO de los zapatistas a las propuestas de Camacho en el diálogo de San Cristóbal fue otro factor insoslayable, por mucho que se justificara estratégicamente.
Fernández de Cevallos también puso su grano de arena para beneficiar a su contrincante Zedillo. Si en el debate televisivo del 12 de mayo de 1994 el Jefe Diego había salido triunfante, luego se retiró de los reflectores (por supuesta enfermedad) dejando que éstos se enfocaran en el candidato priísta. Cárdenas, por su lado, se desempeñó mal en el debate y no ganó simpatías por sus intervenciones ante las cámaras, además de haber perdido, en esos momentos, varios de los apoyos que había tenido en 1988.
En 2000 hubo, en efecto, menos participación que en 1994 y el PRI no se vio favorecido. Sin embargo, los desastres de las políticas zedillistas y sus privatizaciones, más el discurso populista de Vicente Fox, que centró su campaña en sacar al PRI de Los Pinos, favorecieron al PAN, aunque luego millones de mexicanos se arrepintieran. Los asesores de Fox, sin lugar a dudas, supieron aprovechar la coyuntura y el voto de castigo que se había ganado el presidente saliente.

Partido Beneficiario

En 2006, como bien señala Crespo, hubo todavía menos participación que en 1994 y 2000, y el PRI quedó en un triste tercer lugar. Pero a este fenómeno debe integrarse el hecho de que Roberto Madrazo, el candidatotricolor, era realmente impopular y tuvo, además, el mal tino de dividir a su partido, pelearse con los de Atlacomulco y lanzar en brazos de Calderón a la entonces poderosa dirigente del SNTE, organización gremial que le dio alrededor de un millón de votos al candidato panista. Por si no fuera suficiente, destelló como nunca un candidato de oposición ubicado en las izquierdas mexicanas: López Obrador, quien obtuvo casi 15 millones de votos más los que no se contaron en esa elección. Pienso que en 2006 pesaron más los errores del PRI que la baja participación electoral que destaca Crespo en su artículo.
La recuperación del PRI durante el calderonismo se debió a dos factores principales (que no únicos): el desprestigio del presidente, que obviamente repercutió en su partido (el PAN), y la incapacidad de los dirigentes del PRD para refundarlo después del estruendoso fracaso en 2009. Los priístas supieron sacar ventaja de la situación y el resultado lo vimos en 2012, pese a que López Obrador logró para su partido y aliados casi 16 millones de votos.
Como yo he sido de los que afirman que una mayor abstención beneficia al PRI (en estos momentos y no en 2000 o 2006), lo he dicho porque, entre otras razones, es el partido en el poder (y el poder influye mucho en las conductas ciudadanas, como también lo usó Fox en 2006). Mi argumento no es que el PRI se beneficie con la abstención, aunque así ocurriera en el pasado antes de 1988, sino que el poder es el que se beneficia ya que la mayoría de votos de un partido es en función de la votación total válida y no del número de ciudadanos, voten o no. El aparato y los recursos del gobierno en turno, sean del partido que sean, se usan. Si Zedillo no lo hizo para garantizar el triunfo de Francisco Labastida, fue porque no era su candidato y también porque Fox y el PAN garantizaban (desde la oposición) la continuidad del neoliberalismo que era su posición defendida hasta la fecha. La intención de Zedillo era salvar el sistema, no a su partido, del que guardó, como dijo,una sana distancia.
En resumen, en las próximas elecciones, la abstención y el voto nulo beneficiarán al PRI más que a ningún otro partido. Más grave es que quienes proponen la abstención y/o el voto nulo se digan de izquierda: ¿para dejarles el poder, sin oposición, a las derechas? No le veo lógica.
Octavio Rodríguez Araujo

0 comentarios:

Visitantes