¡Nos empujan a la lucha, hay que prepararla... Fuera los traidores de la Patria... No al gasolinazo!

Si no eres optimista traicionas a México


30 DE ENERO DE 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- “Quien se atreva a cuestionar al Ejército es antipatriótico y un enemigo del Estado”. Este es el peligroso mensaje que durante las últimas semanas ha enviado el gobierno mexicano.
En contraparte, la administración federal pretende deslegitimar los posicionamientos críticos con una campaña a favor del “optimismo” insípido; recurre al nacionalismo de Estado para sembrar la idea de que el “verdadero mexicano” es quien sonríe y olvida los agravios.
El pasado 13 de enero, el presidente Enrique Peña Nieto dio a conocer la plataforma “Yo soy mexicano” (http://yosoymexicano.mx/) -financiada, claro está, con recursos públicos-. En dicho sitio se difunden historias de “éxito”, como la de Daniel Ovadía: “Uno de los cocineros más inquietos y tenaces de la cocina mexicana. Con su excéntrica y chispeante cocina, deja claro que es una tendencia por seguir y revisar”.
También las aventuras de Yonathan Brito: “Tuve la oportunidad de viajar por el mundo y convivir con diferentes culturas; así descubrí que ser mexicano es el pasaporte mágico para ser invitado a tomar vodka por polacos”. Y las aficiones de Elizabeth Martínez: “Amo a mi país. Me considero amante de la cocina mexicana, los puestos de tacos en la calle y la calidez de mis compatriotas”.
Los testimonios expuestos en el proyecto “Yo soy mexicano” coinciden con el mensaje navideño emitido por Peña Nieto: “Sólo una actitud positiva, constructiva y de propuesta, nos permitirá modelar a todos el México que queremos tener y proyectar hacia el mundo entero. De todos depende la construcción y modelar el México que queremos tener, en el que queremos vivir, alejado de la violencia”.
La página web de YoSoyMexicano.

Por el contrario, quien se atreva a cuestionar la participación del Ejército en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa es un enemigo de la nación, como lo sugirió el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos Zepeda: “Aportaremos nuestros mejores esfuerzos al servicio de los ciudadanos sin amedrentarnos por juicios injustos, algunos sin duda erróneos, carentes de fundamento, malintencionados y que la institución armada nacional no merece (…) el rumor, la intriga y la deslealtad corroen cimientos, mancillan convicciones, frenan el potencial que tiene el país y debilitan las instituciones’”. Y también el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong: “Hay interés de generar desconocimiento o querer involucrar a nuestro Ejército y a nuestras fuerzas federales en los hechos de Iguala”.
El miércoles pasado, durante un encuentro en la residencia oficial de Los Pinos con integrantes de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, Peña Nieto insistió: “Estoy convencido de que este instante, este momento en la historia de México, de pena, de tragedia y de dolor no puede dejarnos atrapados. No podemos quedarnos ahí”.
Minutos después, en una rueda de prensa, el procurador Jesús Murillo Karam expresó en tono de confrontación: “No hay una sola evidencia de que haya intervenido el Ejército, ni una sola, las mismas declaraciones iniciales de los que hoy dicen que el Ejército fue, lo acusaban de omisión, las mismitas. No hay una sola evidencia, una sola, la participación del Ejército, ni siquiera había un grupo razonable (de militares)” (sic).
En distintas intervenciones, los miembros del gabinete han pedido a la sociedad “superar” Ayotzinapa y censuran a quienes cuestionan la probable participación del Ejército en la desaparición de los estudiantes. Como en los totalitarismos, el gobierno federal sugiere imponer la etiqueta de “traidor” a quien cuestione la versión oficial.
Este discurso pone las bases para una legitimación del uso de la violencia contra los detractores de la propaganda oficial; nada más alejado de la democracia. Si olvidas y te sumas al optimismo eres mexicano, si cuestionas, un apátrida.
El investigador español Roberto Augusto expone en su ensayo El nacionalismo ¡vaya timo!, las verdaderas intenciones de quienes, desde el poder, apelan al nacionalismo:
“Así la retórica nacionalista: héroes y villanos, ofensores y ofendidos, luchas memorables y derrotas gloriosas. Un discurso donde el nacionalista ocupa siempre el mismo lugar: el de héroe, el del ofendido, el del mártir. Y donde el enemigo, real o imaginario –qué más da- es siempre el culpable de los males que sufre la gloriosa ‘nación’ a la que uno pertenece. Una de la características de los nacionalistas es que, en muchas ocasiones, son unos eternos agraviados que pretenden presentarse como víctimas y mover a la compasión por la ´nación’ que dicen representar.
“(…) Mientras el nacionalista siga siendo una víctima, se verá libre de tener que justificar sus acciones, que serán siempre una compensación por agravios cuidadosamente alimentados y exagerados para que sirvan a sus intereses políticos”.
Aparte, el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa censuró los recursos nacionalistas en una entrevista concedida al diario ABC el 20 de mayo de 2007:
“El nacionalismo, lo mismo el centralista que los periféricos, es una catástrofe en todas sus manifestaciones. Eso ya lo sabemos. Claro que es una enfermedad; en la práctica, un rechazo del otro porque es la aspiración completamente utópica de ir hacia sociedades racial, religiosa o ideológicamente homogéneas”.
La sociedad mexicana tiene elementos suficientes para cuestionar la verdad oficial del caso Ayotzinapa, no sólo por las múltiples inconsistencias señaladas por testigos, familiares de los normalistas, expertos y académicos, sino por la añeja tradición de los gobiernos mexicanos de ocultar la verdad. El Ejército, por su parte, tiene un largo historial de agravios contra la sociedad civil: desapariciones forzadas, violación a derechos humanos, su papel en la masacre del 68, la Guerra Sucia y Acteal, por citar un brevísimo resumen.
El ejercicio de la ciudadanía no es un dogma de fe. En la democracia no debe haber incuestionables, instituciones o personas elevadas al rango de infalibles. Indagar, preguntar, ahondar en la verdad es, a la vez, derecho y obligación de los votantes.
Que el neopriismo intente apelar al nacionalismo para levantar su desprestigiada imagen es un recurso cobarde, violento, peligroso y mezquino. No se es más mexicano por presumir una sonrisa idiota y olvidar las injurias. Todo lo contrario.
Twitter: @juanpabloproal

0 comentarios:

Visitantes