¡Nos empujan a la lucha, hay que prepararla... Fuera los traidores de la Patria... No al gasolinazo!

Acusan a edil perredista de financiar grupo paramilitar en comunidad chiapaneca


12 DE ENERO DE 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- Integrantes de organizaciones campesinas del estado de Chiapas exigieron a los gobiernos de Enrique Peña Nieto y de Manuel Velasco la desarticulación de un grupo paramilitar auspiciado por el alcalde perredista de Pueblo Nuevo Solistahuacán, Enoc Díaz Pérez.
En conferencia de prensa, en la que demandaron el esclarecimiento de los homicidios de los líderes campesinos Armando Montejo López y su hijo Celestino Montejo Díaz, miembros de la Movimiento Campesino Regional Independiente (Mocri), el representante de la Coordinadora nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional (CNPA-MN), Francisco Jiménez Pablo, denunció la indiferencia del gobierno de Peña Nieto para encarcelar al grupo paramilitar Los Diablos, bajo el argumento del respeto a la soberanía de Chiapas.
Esa respuesta, dijo, es “similar a la que se dio para explicar por qué no intervino la Procuraduría General de la República (PGR) en el municipio de Iguala, y ahí están las consecuencias, 43 estudiantes desaparecidos, tres asesinados y tres ciudadanos más también privados de la vida”.
Jiménez Pablo pidió la intervención del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, toda vez que el subsecretario Luis Enrique Miranda, “no quiere intervenir bajo ese pretexto de la soberanía, sin tomar en cuenta que ante la crisis de derechos humanos que hay en el país, puede ocurrir lo mismo que en Iguala”.

El alcalde perredista de Pueblo Nuevo Solistahuacán, Enoc Díaz Pérez. 
Foto: Especial

El dirigente campesino demandó la intervención del presidente nacional del PRD, Carlos Navarrete, al que le pidió que “coadyuve” para destituir al alcalde Díaz Pérez, quien además impulsa a su hermano David como candidato de su partido a la alcaldía de Pueblo Nuevo Solistahuacán.
Adelantó que enviará una carta a Navarrete para pedirle que coadyuve con autoridades judiciales para investigar a su correligionario y desarticular la banda delictiva presuntamente protegida por Enoc Díaz.
Jiménez Pablo aseguró que “dos días después del asesinato de Armando y Celestino se presentó el presidente con la banda ante la familia de los afectados, para despojarlos de sus armas de cacería, para asegurarse que no tuvieran posibilidades de defenderse”, información que le fue planteada a autoridades del gobierno de Chiapas, sin que a la fecha hayan actuado para detener al grupo delictivo.
Romeo Montejo Díaz, hijo y hermano de Armando y Celestino Montejo, explicó que fueron asesinados el 19 de diciembre pasado, luego de que el alcalde de extracción perredista, entregara “despensas y armas” a los miembros de “los diablos”, agrupación que aseguró está formada por unos 40 hombres.
Ese grupo, apuntó es responsable de 12 asesinatos y de un centenar de desplazamientos en Pueblo Nuevo, así como del despojo de unas 70 hectáreas de tierra y cientos de cabeza de ganado, mientras es “protegido” por el alcalde perredista.
Romeo Montejo pidió a Peña Nieto que “haga justicia” y que garantice la salida de su familia de la región, que está prácticamente “secuestrada” por el grupo paramilitar y se ha quedado sin abastecimiento de alimentos ante la amenaza real de ser asesinados si intentan vender su ganado para sobrevivir.
“El presidente municipal del PRD me anda buscando, cree que quiero venganza, pero lo que quiero es justicia y que salga mi familia”, dijo Montejo Díaz, tras apuntar que antes de la muerte de su padre y hermano, logro salir de Pueblo Nuevo.
Jiménez Pablo retomó que la agresión a Armando y su hijo, forma parte de un clima de hostigamiento contra su organización por lo menos desde 2010, situación que ha sido corroborada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que ha emitido dos recomendaciones, la 64/2011 y 11/2013, que pese a ser aceptadas por el gobierno de Chiapas, no han sido atendidas.



0 comentarios:

Visitantes